Un mago, un maestro: Moustapha Alassane, un gran hombre

Alassane 8ºFCAT

[Rut Mingorance; Fotos: Kika Téllez; Tarifa, junio 2011]

La octava edición del Festival de Cine de Tarifa homenajea al cineasta Moustapha Alassane, leyenda viva del cine africano. Nacido en N’Dougou (Níger) en  1942, es uno de los pioneros del cine en África. Aprendió cine haciendo películas etnográficas con el francés Jean Rouch.

Alassane padre de la animación africana llego a esta por casualidad. Tras la independencia, en los 60, recorre todo el país junto a al cineasta Oumarou Ganda haciendo cine. Los montajes los realizan en la vecina Nigeria, pero la crisis económica y la falta de unión entre los cineastas de Níger hicieron que la industria decayera.

Continuó trabajando casi en solitario. Realizando ‘Le Retour d’un aventurier’, el primer “western” africano en 1966. El golpe de estado del 73 le obliga a explorar en el mundo de la animación lo que le permite seguir trabajando de forma totalmente independiente. La falta de un sistema fiable de distribución le obliga a encargarse él mismo de hacer llegar sus películas al público. Así que a mediados de los 70 crea un cine ambulante y recorre el país proyectando sus creaciones y las películas que le han marcado como Ben Hur o El ladrón de bicicletas.

Por fin se muda al norte del país donde crea alrededor de su casa, convertida en estudio, un poblado del cine, donde sus vecinos han aprendido el arte de de la animación y sus hijos han estudiado informática para adaptarse a las nuevas formas de animar.

La Asociación de Festivales Audiovisuales de Andalucía ha decidido otorgar su premio homenaje a la carrera profesional de este director pionero de los cineastas africanos, en reconocimiento a su trayectoria y enorme aportación al cine y la cultura africana. Aprovechamos su estancia en Tarifa para entrevistarlo.

De mecánico a genio del cine ¿cómo se da esa transformación?

 

Aprendí elementos básicos de la mecánica y el cine también es mecánica, ese conocimiento me permitió construirme mi propia cámara de cine y más tarde una moviola donde montar. El paso al cine fue algo natural, de pequeño fabricaba sombras chinesca y eso ya es cine.

 

Al leer su biografía y ver cómo ha seguido haciendo cine contra viento y marea uno no puede dejar de preguntarse ¿Nunca le venció el desánimo?

Yo me siento un privilegiado y aunque nunca he recibido dinero de Níger y he tenido que luchar en solitario por hacer y mostrar cine amo lo que hago y eso ya es un gran privilegio. No conozco el desánimo, siempre continuaré creando cine, uno no es dueño de sus creaciones, las películas se hacen para que otros las disfruten y esto es bello para los jóvenes.

Alassane 8ºFCAT 2011

En sus películas aparece el África tradicional, el África moderna ¿Qué África quiere contar?

Quiero contar toda África, busco todas y cada una de las expresiones de  África. El continente está evolucionando en diferentes niveles, existe el África de chozas y de las grandes ciudades. África es muy grande y diversa y por ello encierra una gran variedad de temáticas. No podemos hablar tampoco de un único cine africano. Al cine africano le queda aún mucho camino para poder mostrar toda la riqueza cultural africana. Es un bebé en comparación con otras expresiones culturales,  las nuevas tecnologías sin embargo están permitiendo que en poco tiempo muchos cineastas puedan acceder a hacer cine y esto va permitir que la filmografía africana llegue a ser igual que las demás.

 

Alassane a sus 69 años sigue enamorado del cine, continúa explorando nuevos caminos para la creación. Quiere seguir aprendiendo y considera que la única forma de crecer es: “Unirse y trabajar con gente que tenga pasión por la animación, intercambiar experiencias y enriquecerse mutuamente”.

Un mago, un maestro: Moustapha Alassane, un gran hombre.

Deja un comentario