Proyección de cine en luganda: la traducción simultánea convertida en espectáculo

Por MARTA RODRÍGUEZ MARTÍNEZ*

En Kampala, capital de Uganda, la mayor parte de la población pertenece a la etnia muganda y por ello su lengua madre es el luganda. Por otra parte, en este país la introducción de películas norteamericanas e indias es masiva, hasta el punto de que aquellos sectores de la población que por edad o educación no comprenden el inglés también las demandan.

Cartel que anuncia la proyección facilitada por VJ Junior. [Foto: Marta Rodríguez M.]
Cartel que anuncia la proyección facilitada por VJ Junior. [Foto: Marta Rodríguez M.]
Con el fin de hacer estos films accesibles a todos los ugandeses nace el oficio de traductor en vivo. Algunos de los encargados de llevarlo a cabo son auténticas estrellas mediáticas en el país, ya que cada uno tiene un estilo proprio que crea grupos de fieles seguidores. Por ejemplo, hay quienes prefieren a los que comentan todo el metraje, mientras que otros optan por aquellos que simplemente enumeran acciones.

VJ Junior actúa cada martes en un local en el popular distrito de Wandegeya. El bar Bull Dog encuentra en la proyección gratuita de una película estadounidense y en  la participación in situ del famoso traductor una valiosa forma para promocionarse. Asimismo las palomitas se sirven continuamente gratis, de modo que alientan el consumo de bebidas.

El local está situado en la entrada del slum de Katanga, pues es en estos conglomerados urbanos donde las proyecciones con traducción en vivo son más comunes. Esto se debe a que sus habitantes generalmente no se pueden permitir el precio de una entrada de cine convencional y a que hablan luganda.

Un martes de julio la proyección se inicia con un documental en el que aparece Idi Amín, el ex dictador militar y tercer presidente de Uganda retratado recientemente en la película de ‘El último rey de Escocia’. Tras esta breve emisión comienza la película, una producción estadounidense de cuestionable calidad, tanto técnica como argumental.

VJ Junior se coloca por delante de la primera fila en una mesa de mezclas, como si se tratara de un disc-jockey en una discoteca.  Su equipamiento le permite que cada vez que alguno de los personajes del film hable, pueda silenciar el audio de la película para sobreponer su interpretación.

Lo explica todo, como si se tratara de un comentarista deportivo, desde los títulos de crédito hasta el por qué de la indumentaria de las actrices. Su papel no se restringe al de un mero traductor lingüístico, sino que es también un intérprete cultural. El metraje ofrece momentos que le permiten brillar en su especialidad: las películas de acción.

El público se divierte, entre cervezas y palomitas, ante lo absurdo de la trama y las enérgicas intervenciones de VJ Junior. En esto consiste una tarde de cine en luganda en un gueto de  Kampala.

Aunque el video a continuación no presenta una actuación del mismo VJ Junior, sí resulta representativo para los que quieren hacerse un idea más clara de cómo funciona esta curiosa e innovadora forma de facilitar la mediación lingüística y cultural de las películas en Uganda…

 

 

* Este artículo es fruto de las experiencias vividas en Uganda por la autora durante el verano de 2013. Desde ÁfricaEScine queremos darle las gracias por compartir sus experiencias y su excelente trabajo con todos nosotros.

MARTA RODRÍGUEZ MARTÍNEZ, periodista. Licenciada en periodismo por la Universidad de Valladolid, con estancias en la Universidad de Turín y en la Complutense de Madrid. Ha colaborado en la creación de la bitácora Inforáfrica. Desde su estancia en Uganda se interesa por la especialización en cuestiones africanas.

Deja un comentario