Dunia: la emancipación femenina en Egipto frente a los corsés tradicionalistas

Autora: Marisa Molina

(…)Danzar es alzarse sobre ambos mundos,

haciéndose pedazos el corazón,

y entregando el alma. (…) [1]

            Yalāl ad-Dīn Muhammad Rūmi

En junio de 2007 se llevó a cabo el análisis por parte de  la Comisión Africana de los Derechos Humanos de los casos planteados por 24 organizaciones de D.D.H.H.  contra el gobierno de Egipto por la violación de varios artículos de la Carta Africana: no enjuiciaron las agresiones, no solo sexuales sino de otras clases, sobre las participantes en las manifestaciones  públicas del 25 de mayo del 2005, en las que se protestaba por las reformas de la Constitución egipcia, que pretendían consolidar el poder del presidente, e impedir la posibilidad de que algún opositor al gobierno de Mubarak se presentara a las elecciones que se realizarían  en ese mismo año. La actuación de la policía contra las mujeres vejándolas, humillándolas y atacándolas públicamente[1] puede servir para situar la realidad de las mujeres que protagonizan este film. Una sociedad que intenta comenzar un cambio y que es apaleada cebándose en las mujeres para que “las cosas queden claras”. En esta situación histórica, de intento de cambio, la directora franco-libanesa dirige la película objeto de análisis. Jocelyne Saab comenzó su carrera en la radio nacional libanesa con un programa de música pop pero cuando comenzó la guerra civil del Líbano acabo como reportera de guerra, no solo de su país sino de otros tantos países en guerra en Oriente Medio llegando a ser una conocida directora de documentales y de películas, las cuales, como la que nos ocupa, ha sido también escrita por ella misma con temas en los que se reivindican la libertad, como ella misma expresó rememorando a Jean-Luc Godard y su film Film Socialisme (2010): “la libertad tiene un precio muy alto”[2]. Nos encontramos ante una cineasta que no solo arriesga sino que gusta de llegar a la raíz de los asuntos que toca, como es el caso de Dunia, film que  le costó amenazas de muerte y dónde denuncia el tema de la libertad de las mujeres en el mundo musulmán centrándose en el tema de la ablación y envolviendo el tema del cuerpo femenino en los parámetros del sufismo, del amor y del deseo, donde la lógica sufí acabará liberando su cuerpo también mutilado por la tradición.

Dunia es ante todo un grito por la libertad de las mujeres aún atrapadas en tradiciones culturales que se conservan en medio de la modernidad de algunos países árabes como Egipto; modernidad que se expresa en la primera imagen de la película donde, desde el enfoque de un corazón encima de un taxi en primer plano y una música moderna y muy potente, nos va llevando a ampliar el enfoque de la escena a la realidad del avance de la modernidad en Egipto: una mujer taxista con atributos femeninos necesarios para reconocerla como tal. Ubicados ya en la modernidad de una ciudad como el Cairo se van sucediendo los personajes que configuran la trama del film. Dunia, es una estudiante de doctorado de poesía sufí  que al mismo tiempo aprende baile oriental y es hija de bailarina, profesión que no está bien vista por las costumbres musulmanas y que junto a la ablación es uno de los hilos del film. Junto a este tema nos encontramos la mística musulmana que aporta luz, belleza y sensibilidad al film, tanto de la mano del tutor de su tesis como de su maestro de danza oriental, ambos imbuidos de la filosofía  sufí y que enseñarán tanto uno como otro a Dunia a liberarse de esos encorsetamientos que la tradición musulmana ha marcado en ella: su tutor en el tema del amor  y la libre elección de la pareja y el maestro de baile, en liberar su cuerpo que se encuentra constreñido por esas normas materializadas en la ablación. El trasfondo de la historia está constituida por una sociedad patriarcal y represora con la mujer y por otro lado el camino del sufismo donde todo es belleza, deseo, amor y donde el maestro y el pupilo se hacen uno desafiando la lógica aristotélica y consiguiendo que Dunia aparezca en la última escena liberada tanto de un marido al que no ama como de esas represiones encarnadas en su cuerpo en una suerte de danza-vuelo expresada en unas hermosas y liberadoras imágenes – siempre que ella danza o recita con su tutor es pura belleza y sensualidad- bailando por encima de la ciudad del Cairo, en una hermosa metáfora visual de un  vuelo liberador.

A pesar del hermoso final y el buen sabor de boca que deja la película, existe una realidad constada por Amnistía Internacional: en 2005 el 97% de las mujeres en Egipto han sufrido una ablación total o parcial. Este dato debiera motivar una reflexión sobre las realidades de las mujeres en este país y muchos otros aparentemente modernos.

[1] Eltahawy, Diana. Egipto: represión selectiva contra las mujeres. Others news. Información que el Mercado elimina. << http://www.other-news.info/noticias/2007/06/egipto-represion-selectiva-contra-las-mujeres/ >>

[2]<<http://lemagazine.jeudepaume.org/blogs/each-dawn-a-censor-dies-by-nicole-brenez/2016/02/05/jocelyne-saab-the-price-of-freedom-is-high/ >>

Deja un comentario