África en el Argentina FICIP con el FCAT Córdoba

[Teresa Suárez, 27 marzo 2012]

Se está celebrando desde el  22 al 28 de este mes la segunda edición del Festival Internacional de Cine Político, promovido por el INCAA (Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales), el NAC&POP (Red Nacional y Popular de Noticias), la Agrupación Oesterheld y la AATECO (Asociación Argentina de Teledifusoras Pymes y Comunitarias).

Este festival pretende animar al público a compartir y abrir el debate político y fomentar la discusión de la vida política nacional, sudamericana e internacional, sobre los temas que se verán reflejados en la industria audiovisual.

ficip

.

Según la organización “La industria audiovisual es un espejo, que nos muestra la lucha del ser humano por vivir con dignidad, por la supervivencia de la especie, por las condiciones de sometimiento y de libertad. La lucha por los derechos, por la identidad, la complicada descripción de la validez desigual de las clases sociales, la crítica a las instituciones que ejercen el poder y la lucha llevada adelante por un individuo, o un grupo, para denunciar un orden político considerado injusto.”

Que el Festival transcurra en Argentina no es fortuito. Es un país de relación profunda con el cine, por haber tenido una industria importante durante décadas y haber cultivado un público cinéfilo, seguidor del cine popular y de autor.
Nuestra compañera Marion Berger, Directora de Programación FCAT Córdoba está participando como jurado invitada por la organización del festival en su segunda edición. A continuación compartimos una reflexión suya titulada

Africa,Independencias Y Colonialismo:

“Los cines de África nacen del acto político primordial de cada nación: su independencia, su nacimiento como entidades sociopolíticas. Los primeros cineastas del continente lucharon por hacer un cine que, en sociedades jóvenes y mayoritariamente iletradas, debía participar a la consolidación de una identidad cultural nacional y ejercer de conciencia colectiva que pusiera fin a la imagen distorsionada vehiculada por los colonos occidentales.
El caso del cine argelino al cual hemos reservado un sitio privilegiado en este ciclo, ya que Argelia celebra este año los 50 años de su independencia, es muy revelador en este sentido: su primera función era relatar la lucha nacional, considerada como unificadora de las masas en contra del colono. Peuple en Marche (1963), en su denuncia de la barbaría colonial y su énfasis del entusiasmo nacionalista para construir una nueva nación, roza el cine de propaganda.
La evolución del cine en el África independiente seguirá inextricablemente ligada a la evolución social, a la ‘cosa pública’, a la política. Simplemente porque frente a la falta de una industria cinematográfica solida y a la escasez de las películas producidas, los cineastas africanos nunca se permitieron hacer un cine ligero de entretenimiento. Han seguido haciendo un cine comprometido, denunciando los males de sus nuevas sociedades y los abusos de poder de sus dirigentes. Así Barakat (2000) es un colofón que refleja la incapacidad del partido libertador para realizar el sueño original. La nigeriana Ezra (2007) pone magistralmente en escena el drama de los niños soldados, mientras la burkinabé Rêves de poussière lamenta la falta de mínimos sociales y sanitarios de la mayoría de los habitantes.”

Marion valora el hecho de que se nos haya invitado como festival a la cita más importante del cine político de Argentina “Para FCAT Córdoba es un honor colaborar con FICIP, a quien agradece la oportunidad para que los cines de África encuentren en este festival y en su público un espacio permanente.”




Deja un comentario