10 comedias africanas para el verano

Es evidente que la comedia es un género escaso en las cinematografías africanas. No porque los cineastas africanos les falte de sentido del humor, más bien todo lo contrario. Sin embargo, como lo recordaba el cineasta mauritano Abderrahmane Sissako, la escasa producción cinematográfica en el continente, y el tiempo extenso que se necesita para llevar a cabo un largometraje de ficción les obliga a priorizar: con poco espacio para hacer escuchar sus voces tienden a elegir tonos que permiten que se les tome en serio, más que tonos triviales que les podrían dar poco crédito. Aún así algunas comedias determinan la historia de los cines africanos, y lejos de tratar de futilidades, se asen a serios problemas político-sociales, pero con más distancia y una buena dosis de imaginación e ironía. Como dice el adagio, el humor permite hablar con ligereza de temas serios y con seriedad de temas ligeros.

Hemos reunido aquí, de forma subjetiva y en orden cronológico 10 películas que no dejarán de haceros sonreír… ¡o reír a carcajadas!

MANDA-BI, Ousmane Sembène, 1968, Senegal/Francia, 105’

Irabhim Dieng, residente de Dakar y buen musulmán senegalés, lleva una plácida vida con sus dos mujeres y siete hijos. Pero todo cambia cuando llega un giro de Abdu, el sobrino que emigró a Francia. Una inesperada fortuna da pie a un sinfín de envidias y celos. Sembène recurre a la fábula y situaciones extravagantes para criticar el sinsentido de la joven burocracia senegalesa heredada del viejo sistema colonial. La pista americana de El Hadj para cobrar su giro es tanto épica como cómica. El humor que utiliza Sembène con fines pedagógicos para concienciar las mentes de los espectadores senegaleses,  revela su mirada lúcida, pero también burlona sobre la sociedad de su país.

COCORICO M. POULET, Jean Rouch, 1974, Níger, 93’

Desde luego Jean Rouch no es africano pero los actores nigerianos Lam Ibrahima Dia y Damouré Zika han sido implicados tanto como él en la realización de esta película inclasificable. El mismo Rouch dijo que “tal vez haya sido el film más divertido de realizar. Lam propuso un documental sobre el comercio de pollo, y decidimos hacer una ficción dirigida por Dalarou, el nuevo director multinacional y tricéfalo”. Lo cómico de esta película es ante todo el resultado de una serie de incidentes que surgieron en el mismo rodaje y que los tres decidieron convertir en eventos de la ficción: un coche averiado, sin luces ni frenos ni papeles, que modificaba sin cesar el guión inicial y ofrecía un gran espacio a la improvisación. En este cuento poético, este periplo de carreteras en el corazón de Níger, las tribulaciones de los personajes con una imaginación desbordante encantan al espectador.

BAL POUSSIÈRE, Henri Duparc, 1988, Costa de Marfil, 91’

En el pueblo, al hombre con más dinero le llaman Demi-Dieu (Medio-Dios) porque es el que reina en la plaza del pueblo. Está casado con 5 mujeres, pero le seduce Binta y decide casarse con ella para armonizar su semana: una mujer para cada día y el domingo se reservará a la que se haga apreciar más. Pero la joven mujer va a perturbar el orden establecido con su concepción citadina y emancipada de las relaciones entre hombres y mujeres. Crea entonces dos clanes: las que visten con paños – las esposas más viejas – y las que visten con vestidos. Pronto todas las mujeres del pueblo aprueban esta división. Así Duparc, el cineasta africano más emblemático de la comedia popular, opera una oposición humorística entre la tradición misógina y un devenir incierto pero igualitario y ridiculiza a los hombres con humor y ternura al mismo tiempo.

Extracto:

LE DAMIER. PAPA NATIONAL OYÉ, Balufu Bakupa-Kanyinda, 1996, Congo, 40’

Para ocupar una noche de insomnio, el Presidente Fundador Vitalicio, primer ciudadano de su país, juega a las damas con un hombre de la calle que tiene la reputación de ser el campeón popular del país. En la ciudad, es tradición que cada vez que se mueva una ficha los jugadores empiezan a insultarse. Pero ¿eso es posible cuando uno se enfrenta al jefe absoluto de su país? Con este mediometraje Balufu Bakupa-Kanyinda realiza una brillante sátira política y una verdadera reflexión sobre los dictadores africanos y sus turiferarios.

LE FRANC, Djibril Diop Mambéty, 1999, Senegal, 45’

Primer cortometraje de la no acabada Trilogía de la pequeña gente, del pionero y maestro senegalés Djibril Diop Mambéty, Le Franc es una fábula poética, una comedia de lo absurdo, que denuncia con sutilidad la relación obsesiva de los hombres con el dinero, según él uno de los mayores problemas sociales en África. Cuenta la historia de un pintoresco personaje fuera de tono, Marigo, un músico que sueña con su instrumento, un congoma, que le ha confiscado su casera por no pagar su alquiler. Apropiándose de un billete de lotería nacional, decide guardarlo en un lugar seguro hasta la fecha del sorteo: lo pega en la puerta de su casa y lo recubre con un cartel del héroe de su infancia. Sale el número de su billete el día de sorteo y Marigo se ve ya millonario con una orquesta y un jet privado. El problema es que ha pegado su billete en su puerta, que arranca para ir hasta la taquilla de la lotería…

OUAGA SAGA, Dani Kouyaté, 2004, Burkina Faso/Francia, 90’

En un barrio desprovisto de Uagadugú, una pandilla de jóvenes trata de sobrevivir y prosperar frente a las mil y unas tentaciones. Chavales espabilados llenos de energía, humor e imaginación que excluyen la tristeza de su modo de vida, incluso si su existencia se reduce a veces a la miseria. Como todos los adolescentes del mundo, se aburren y tienen sueños locos. De esa forma el director excluye todo tipo de imagen miserable tan a menudo transmitida por los medios de comunicación sobre las ciudades africanas: documenta el estado de un África compleja y contradictoria en una constatación de optimismo.

SEXE, GOMBO ET BEURRE SALÉ, Mahamat Saleh Haroun, 2008, Francia, 81’

En esta película, el cineasta chadiano de reconocimiento mundial, Mahamat Saleh Haroun, conocido más bien por su mirada aguda sobre los dramas de su país – en particular la guerra civil – explora aquí con éxito el género de la comedia. ¿Tal vez porque se trata de una obra televisiva y que se puede permitir trivialidad? ¿Tal vez porque está rodada en Francia y no en Chad de donde tuvo que exiliarse, y consigue posar una mirada más distanciada? Sin embargo, Sexe, gombo et beurre salé, comedia sentimental y saga familia en el seno de la comunidad africana de Burdeos demuestra que el director de Daratt sabe también manejar los hilos del humor.

Trailer:

A JAMAÂ, Daoud Alouad-Syad, 2010, Marruecos, 85’

Para el rodaje de la película anterior de Daoud Aoulad-Syad, En attendant Pasolini, se construyeron los decorados en parcelas alquiladas a los habitantes de un pueblo. Se edificó una mezquita en la parcela de Moha, uno de los vecinos. Al final del rodaje, el equipo se marchó del lugar. Los vecinos derribaron todos los decorados, excepto la mezquita, que se había convertido en un auténtico lugar de culto para el pueblo. Aunque para Moha es desastroso, ya que era el terreno donde cultivaba las hortalizas con las que alimentaba a su familia. Una película divertida, pero a la vez emocionante porque la vida puede ser graciosa si aceptamos verla con un poco de distancia, lo que hace maravillosamente Alouad-Syad, con recursos cinematográficos mínimos y una simplicidad narrativa en la que destaca toda la poesía de la vida.

Trailer:

LA VIERGE, LES COPTES ET MOI, Namir Abdel Messeeh, 2011, Egipto, 92’

No se suele asociar el género documental con la comedia. En este caso, ya el título deja presagiar el desarrollo de una historia estrambótica. Namir, el joven realizador, descubre un vídeo de la aparición de la Virgen en Egipto, su país de origen. Su madre, como millones de coptos, ve a la Virgen en la pantalla, a pesar de que él no ve nada. Es cuando decide entonces regresar a Egipto para rodar una película acerca de las apariciones. Allí se topará con un sinfín de obstáculos. Con la puesta en escena de sus propias dificultades narradas, con un distanciamiento que le permite reírse de sí mismo, y la solución rocambolesca que encuentra el director para poder filmar algo que no se ve – tal vez porque no existe – y que le lleva a introducir una ficción dentro del mismo documental, el humor va in crescendo en la película que pasa de ser divertida a hilarante.

Trailer:

TARZAN, DON QUICHOTTE ET NOUS, Hassen Ferhani, 2013, Argelia, 18’

El formato corto – porque está sujeto a menos normas de escritura y a presiones de mercado – es a menudo un espacio idóneo para que el autor deje volar su imaginación y pruebe escrituras estrafalarias, que puedan generar situaciones y asociaciones improbables no carentes de humor. Para Hassen Ferhani, la realización de este cortometraje ha sido una experimentación, una exploración de posibilidades fílmicas, como la de proyectar extractos de una película en un árbol. El resultado es un paseo inédito en el barrio Cervantes de Argel, en búsqueda de los personajes vinculados con la memoria del lugar y sus mitos. Desde el parque “Jardin d’Essai” donde se rodó escenas del Tarzán de Van Dyke en 1932, hasta la cueva Cervantes donde el escritor concibió el personaje de Don Quijote, se dibuja el recuerdo colectivo de un barrio que se cruza con la historia del cine y un cortometraje a medio camino entre la comedia cinéfila y las leyendas urbanas.

Extracto:

Autor: Marion Berger, programadora del FCAT

Deja un comentario